Saltar al contenido
Cancer de…

¿Qué es el Cáncer?

que es el cancer

¿Qué es el cáncer?, definición y explicación del mismo




el cancer
el cancer

Cáncer es el nombre que se le da a una colección de enfermedades relacionadas. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo comienzan a dividirse sin detenerse y diseminarse a los tejidos circundantes. El cáncer puede comenzar casi en cualquier parte del cuerpo humano, que está compuesto por trillones de células. Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células envejecen o se dañan, mueren y nuevas células toman su lugar. Sin embargo, cuando el cáncer se desarrolla, este proceso ordenado se rompe. A medida que las células se vuelven más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deben morir y se forman nuevas células cuando no son necesarias. Estas células adicionales se pueden dividir sin parar y pueden formar crecimientos llamados tumores. Muchos cánceres forman tumores sólidos, que son masas de tejido. Los cánceres de la sangre, como las leucemias, generalmente no forman tumores sólidos.

Los tumores cancerosos son malignos, lo que significa que se pueden diseminar o invadir los tejidos cercanos. Además, a medida que estos tumores crecen, algunas células cancerosas pueden desprenderse y viajar a lugares distantes del cuerpo a través de la sangre o el sistema linfático y formar nuevos tumores lejos del tumor original.

A diferencia de los tumores malignos, los tumores benignos no se diseminan ni invaden los tejidos cercanos. Sin embargo, los tumores benignos algunas veces pueden ser bastante grandes. Cuando se extirpan, por lo general no vuelven a crecer, mientras que los tumores malignos a veces sí lo hacen. A diferencia de la mayoría de los tumores benignos en otras partes del cuerpo, los tumores cerebrales benignos pueden ser potencialmente mortales.

¿Qué es el cáncer?, Diferencias entre las células cancerosas y las células normales





Las células cancerosas difieren de las células normales en muchos aspectos que les permiten crecer fuera de control y convertirse en invasoras. Una diferencia importante es que las células cancerosas son menos especializadas que las células normales. Es decir, mientras que las células normales maduran en tipos celulares muy distintos con funciones específicas, las células cancerosas no lo hacen. Esta es una de las razones por las que, a diferencia de las células normales, las células cancerosas continúan dividiéndose sin parar. Además, las células cancerosas pueden ignorar las señales que normalmente le dicen a las células que dejen de dividirse o que comiencen un proceso conocido como muerte celular programada, o apoptosis, que el cuerpo utiliza para deshacerse de las células innecesarias.

Las células cancerosas pueden influir en las células, moléculas y vasos sanguíneos normales que rodean y alimentan un tumor, un área conocida como microambiente. Por ejemplo, las células cancerosas pueden inducir a las células normales cercanas a formar vasos sanguíneos que suministran a los tumores oxígeno y nutrientes, que necesitan para crecer. Estos vasos sanguíneos también eliminan los productos de desecho de los tumores.

Las células cancerosas también son a menudo capaces de evadir el sistema inmunológico, una red de órganos, tejidos y células especializadas que protegen al cuerpo de infecciones y otras afecciones. Aunque el sistema inmunitario normalmente elimina las células dañadas o anormales del cuerpo, algunas células cancerosas son capaces de «esconderse» del sistema inmunitario.

Los tumores también pueden usar el sistema inmunológico para mantenerse vivos y crecer. Por ejemplo, con la ayuda de ciertas células del sistema inmunitario que normalmente previene una respuesta inmunitaria desbocada, las células cancerosas en realidad pueden impedir que el sistema inmunitario destruya las células cancerosas.

¿Qué es el cáncer? Y ¿Cómo surge el cáncer?





canceresEl cáncer es causado por ciertos cambios en los genes, las unidades físicas básicas de la herencia. Los genes están dispuestos en largas hebras de ADN fuertemente empaquetado llamadas cromosomas. El cáncer es una enfermedad genética, es decir, es causada por cambios en los genes que controlan el funcionamiento de nuestras células, especialmente la forma en que crecen y se dividen. Los cambios genéticos que causan cáncer pueden ser heredados de nuestros padres. También pueden surgir durante la vida de una persona como resultado de errores que ocurren cuando las células se dividen o debido al daño al ADN causado por ciertas exposiciones ambientales. Las exposiciones ambientales que causan cáncer incluyen sustancias, como los químicos en el humo del tabaco, y radiación, como los rayos ultravioletas del sol. (Nuestra sección Causas y prevención del cáncer tiene más información.)

El cáncer de cada persona tiene una combinación única de cambios genéticos. A medida que el cáncer continúa creciendo, se producirán cambios adicionales. Incluso dentro del mismo tumor, diferentes células pueden tener diferentes cambios genéticos. En general, las células cancerosas tienen más cambios genéticos, como mutaciones en el ADN, que las células normales. Algunos de estos cambios pueden no tener nada que ver con el cáncer; pueden ser el resultado del cáncer, más que su causa.

¿Qué es el cáncer? Y cuales son los «conductores» del cáncer

Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes: protooncogenes, genes supresores de tumores y genes de reparación del ADN. Estos cambios a veces se llaman «conductores» del cáncer. Los protooncogenes están implicados en el crecimiento y la división normal de las células. Sin embargo, cuando estos genes se alteran de ciertas maneras o son más activos de lo normal, pueden convertirse en genes causantes de cáncer (u oncogenes), permitiendo que las células crezcan y sobrevivan cuando no deberían.

Los genes supresores de tumores también están involucrados en el control del crecimiento y la división celular. Las células con ciertas alteraciones en los genes supresores de tumores pueden dividirse de manera incontrolada. Los genes de reparación del ADN participan en la reparación del ADN dañado. Las células con mutaciones en estos genes tienden a desarrollar mutaciones adicionales en otros genes. Juntas, estas mutaciones pueden hacer que las células se vuelvan cancerosas.

A medida que los científicos han aprendido más acerca de los cambios moleculares que conducen al cáncer, han encontrado que ciertas mutaciones comúnmente ocurren en muchos tipos de cáncer. Debido a esto, los cánceres a veces se caracterizan por los tipos de alteraciones genéticas que se cree que los impulsan, no sólo por el lugar donde se desarrollan en el cuerpo y cómo se ven las células cancerosas bajo el microscopio.

¿Qué es el cáncer? Y qué hacer Cuando el cáncer se propaga

los canceresMetástasis; el dibujo muestra el cáncer primario que se ha diseminado desde el colon a otras partes del cuerpo (el pulmón y el cerebro). Un recuadro muestra células cancerosas que se diseminan desde el cáncer primario, a través de la sangre y el sistema linfático, hasta otra parte del cuerpo donde se ha formado un tumor metastásico. En la metástasis, las células cancerosas se desprenden del lugar donde se formaron por primera vez (cáncer primario), viajan a través de la sangre o el sistema linfático y forman nuevos tumores (tumores metastásicos) en otras partes del cuerpo. El tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Un cáncer que se ha diseminado desde el lugar donde comenzó hasta otro lugar en el cuerpo se denomina cáncer metastásico. El proceso por el cual las células cancerosas se diseminan a otras partes del cuerpo se llama metástasis. El cáncer metastásico tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original o primario. Por ejemplo, el cáncer de mama que se disemina y forma un tumor metastásico en el pulmón es cáncer de mama metastásico, no cáncer de pulmón.

Bajo un microscopio, las células cancerosas metastásicas generalmente tienen el mismo aspecto que las células del cáncer original. Además, las células cancerosas metastásicas y las células del cáncer original generalmente tienen algunas características moleculares en común, como la presencia de cambios cromosómicos específicos. El tratamiento puede ayudar a prolongar la vida de algunas personas con cáncer metastásico. En general, sin embargo, el objetivo principal de los tratamientos para el cáncer metastásico es controlar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas causados por éste. Los tumores metastásicos pueden causar daño severo en el funcionamiento del cuerpo y la mayoría de las personas que mueren de cáncer mueren de enfermedad metastásica.

¿Qué es el cáncer? Y los Cambios en el tejido que no son cáncer

No todos los cambios en los tejidos del cuerpo son cáncer. Sin embargo, algunos cambios en los tejidos pueden convertirse en cáncer si no se tratan. Aquí hay algunos ejemplos de cambios en los tejidos que no son cáncer pero que, en algunos casos, son monitoreados:

La hiperplasia ocurre cuando las células dentro de un tejido se dividen más rápido de lo normal y se acumulan o proliferan células adicionales. Sin embargo, las células y la forma en que el tejido está organizado se ven normales bajo un microscopio. La hiperplasia puede ser causada por varios factores o condiciones, incluyendo irritación crónica.

La displasia es una afección más grave que la hiperplasia. En la displasia, también hay una acumulación de células adicionales. Pero las células se ven anormales y hay cambios en la forma en que el tejido está organizado. En general, cuanto más anormales se vean las células y los tejidos, mayor será la probabilidad de que

¿Qué es el cáncer? Y los Tipos de cáncer

Hay más de 100 tipos de cáncer. Los tipos de cáncer generalmente se denominan así por los órganos o tejidos donde se forman los cánceres. Por ejemplo, el cáncer de pulmón comienza en las células del pulmón y el cáncer cerebral comienza en las células del cerebro. Los cánceres también pueden ser descritos por el tipo de célula que los formó, como una célula epitelial o una célula escamosa.

Usted puede buscar en el sitio web del NCI para obtener información sobre tipos específicos de cáncer basándose en la ubicación del cáncer en el cuerpo o utilizando nuestra Lista de la A a la Z de cánceres. También tenemos colecciones de información sobre cánceres infantiles y cánceres en adolescentes y adultos jóvenes.

¿Qué es el cáncer? Y ¿qué es el Carcinoma?

Los carcinomas son el tipo más común de cáncer. Están formadas por células epiteliales, que son las células que cubren las superficies internas y externas del cuerpo. Existen muchos tipos de células epiteliales, que a menudo tienen forma de columna cuando se observan bajo el microscopio. Los carcinomas que comienzan en diferentes tipos de células epiteliales tienen nombres específicos:

  • El adenocarcinoma es un cáncer que se forma en las células epiteliales que producen líquidos o moco. Los tejidos con este tipo de células epiteliales a veces se denominan tejidos glandulares. La mayoría de los cánceres de mama, colon y próstata son adenocarcinomas.
  • El carcinoma de células basales es un cáncer que comienza en la capa inferior o basal (base) de la epidermis, que es la capa externa de la piel de una persona.
  • El carcinoma de células escamosas es un cáncer que se forma en las células escamosas, que son células epiteliales que se encuentran justo debajo de la superficie externa de la piel. Las células escamosas también recubren muchos otros órganos, incluyendo el estómago, los intestinos, los pulmones, la vejiga y los riñones. Las células escamosas se ven planas, como escamas de pescado, cuando se observan bajo el microscopio. Los carcinomas de células escamosas a veces se denominan carcinomas epidermoides.
  • El carcinoma de células de transición es un cáncer que se forma en un tipo de tejido epitelial llamado epitelio de transición o urotelio. Este tejido, que está compuesto de muchas capas de células epiteliales que pueden crecer y disminuir, se encuentra en los revestimientos de la vejiga, los uréteres y parte de los riñones (pelvis renal) y algunos otros órganos. Algunos cánceres de vejiga, uréteres y riñones son carcinomas de células transicionales.

Sarcoma

Sarcoma de tejido blando; el dibujo muestra diferentes tipos de tejido en el cuerpo donde se forman los sarcomas de tejido blando, incluyendo los vasos linfáticos, los vasos sanguíneos, la grasa, los músculos, los tendones, los ligamentos, el cartílago y los nervios. El sarcoma de tejido blando se forma en los tejidos blandos del cuerpo, incluyendo músculos, tendones, grasa, vasos sanguíneos, vasos linfáticos, nervios y tejido alrededor de las articulaciones.

Los sarcomas son cánceres que se forman en los huesos y los tejidos blandos, incluyendo los músculos, la grasa, los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos y el tejido fibroso (como los tendones y los ligamentos). El osteosarcoma es el cáncer de hueso más común. Los tipos más comunes de sarcoma de tejido blando son el leiomiosarcoma, el sarcoma de Kaposi, el histiocitoma fibroso maligno, el liposarcoma y las protuberancias del dermatofibrosarcoma.

Leucemia

Los cánceres que comienzan en el tejido que forma la sangre de la médula ósea se llaman leucemias. Estos cánceres no forman tumores sólidos. En cambio, grandes cantidades de glóbulos blancos anormales (células leucémicas y blastocitos leucémicos) se acumulan en la sangre y la médula ósea, desplazando a las células sanguíneas normales. El bajo nivel de glóbulos sanguíneos normales puede dificultar que el cuerpo lleve oxígeno a sus tejidos, controle el sangrado o combata las infecciones.

Existen cuatro tipos comunes de leucemia, que se agrupan según la rapidez con la que la enfermedad empeora (aguda o crónica) y según el tipo de célula sanguínea en la que comienza el cáncer (linfoblástica o mieloide).

Linfoma

El linfoma es un cáncer que comienza en los linfocitos (células T o células B). Éstos son glóbulos blancos que combaten enfermedades y que forman parte del sistema inmunológico. En el linfoma, los linfocitos anormales se acumulan en los ganglios linfáticos y los vasos linfáticos, así como en otros órganos del cuerpo.

Existen dos tipos principales de linfoma:

  • Linfoma de Hodgkin – Las personas con esta enfermedad tienen linfocitos anormales que se llaman células de Reed-Sternberg. Estas células generalmente se forman a partir de células B.
  • Linfoma no Hodgkin – Este es un grupo grande de cánceres que comienzan en los linfocitos. Los cánceres pueden crecer rápida o lentamente y pueden formarse a partir de células B o células T.

Mieloma múltiple

El mieloma múltiple es un cáncer que comienza en las células plasmáticas, otro tipo de célula inmunitaria. Las células plasmáticas anormales, llamadas células de mieloma, se acumulan en la médula ósea y forman tumores en los huesos de todo el cuerpo. El mieloma múltiple también se denomina mieloma de células plasmáticas y enfermedad de Kahler.

Melanoma

El melanoma es un cáncer que comienza en las células que se convierten en melanocitos, que son células especializadas que producen melanina (el pigmento que da color a la piel). La mayoría de los melanomas se forman en la piel, pero también se pueden formar en otros tejidos pigmentados, como el ojo.

Tumores cerebrales y de la médula espinal

Existen diferentes tipos de tumores cerebrales y de la médula espinal. Estos tumores se denominan según el tipo de célula en la que se formaron y el lugar donde el tumor se formó por primera vez en el sistema nervioso central. Por ejemplo, un tumor astrocítico comienza en las células cerebrales en forma de estrella llamadas astrocitos, que ayudan a mantener sanas las células nerviosas. Los tumores cerebrales pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).

Nuestra página sobre tumores cerebrales y de la médula espinal en adultos tiene más información, al igual que nuestra visión general sobre los tumores cerebrales y de la médula espinal en niños.

Otros tipos de tumores

Tumores de células germinales

Los tumores de células germinales son un tipo de tumor que comienza en las células que dan lugar a espermatozoides u óvulos. Estos tumores pueden ocurrir casi en cualquier parte del cuerpo y pueden ser benignos o malignos.

Tumores neuroendocrinos

Los tumores neuroendocrinos se forman a partir de células que liberan hormonas en la sangre en respuesta a una señal del sistema nervioso. Estos tumores, que pueden producir cantidades de hormonas superiores a lo normal, pueden causar muchos síntomas diferentes. Los tumores neuroendocrinos pueden ser benignos o malignos.

Tumores carcinoides

Los tumores carcinoides son un tipo de tumor neuroendocrino. Son tumores de crecimiento lento que generalmente se encuentran en el sistema gastrointestinal (con mayor frecuencia en el recto y el intestino delgado). Los tumores carcinoides se pueden diseminar al hígado u otras partes del cuerpo y pueden secretar sustancias como serotonina o prostaglandinas, causando el síndrome carcinoide.
Tipos de cáncer más comunes: